GRUPO CURIE
Inicio Residencia Tercera Edad 1 - Principal INFORMACION Y LEYES DE CONOCIMIENTOS UTILES EN SALUD MENTAL
25 | 09 | 2018
INFORMACION Y LEYES DE CONOCIMIENTOS UTILES EN SALUD MENTAL Imprimir

                                                                                                                                                                                                                                                               imagescayj28me                                                                                                                                                                                                

 INTRODUCCIÓN.

La vejez es el éxodo de una persona que, por razón de su crecimiento en edad, sufre la decadencia biológica de su organismo y en un receso de su participación social. También se puede definir como una situación existencial de crisis, resultado de un conflicto íntimo experimentado por el individuo entre su aspiración natural al crecimiento y la decadencia biológica y social consecuente con el avance de los años.

La vejez puede tener unas limitaciones, pero también tiene unos potenciales únicos y distintivos: serenidad de juicio, madurez vital, experiencia, perspectiva de la vida histórica personal y social, etc.

El proceso de envejecimiento está condicionado por cambios a tres niveles: cambios somáticos, cambios sociológicos y cambios psicológicos.

CAMBIOS SOMÁTICOS: Se caracteriza por una serie de transformaciones progresivas e irreversibles en función de la edad. Modificaciones de los tejidos, de los huesos, de las glándulas, la postura corporal, el color de los cabellos, el estado de salud, etc.

CAMBIOS SOCIOLÓGICOS: Se caracteriza por ciertos cambios de status y de roles a partir de una disminución del rendimiento de entre estos, destaca la jubilación como paso a la inactividad corporal.

CAMBIOS PSICOLÓGICOS: Se observa la necesidad y los esfuerzos de adaptación del individuo que envejece.

CAMBIOS BIOLÓGICOS.

El ser humano evoluciona en su interior de una forma diferente a la evolución de su aspecto biológico y por lo tanto la etapa y el proceso de envejecimiento no deben verse como una etapa final sino como una etapa de maduración y de evolución del ser humano.

PROBLEMAS DE IRRIGACIÓN SANGUÍNEA: La caja torácica se vuelve más rígida, con la que a su vez disminuye la capacidad respiratoria. Disminuye el ritmo cardíaco, aumenta la presión arterial y disminuye el suministro sanguíneo debido a la disminución del volumen de contracción del corazón.

LA SEXUALIDAD: La atrofia de las glándulas sexuales no significa que desaparezca la actividad sexual normal, como se ha creído erróneamente.

LOS SENTIDOS: En el plano funcional de los procesos sensoriales, el ojo y el oído son los órganos que antes envejecen por lo que se refiere a la limitación de sus funciones.

CAMBIOS PSICOLÓGICOS.

ADAPTACIÓN PSICOLÓGICA: Las diversas aptitudes cognoscitivas del individuo se ven afectados en distinta medida en el proceso de envejecimiento. El descenso de la capacidad intelectual en los ancianos no produce en función de la cronológica sino que va ligado a enfermedades y circunstancias psicosociales desfavorables.

SITUACIONES DE CRISIS.

EL DESPLAZAMIENTO SOCIAL – LA JUBILACIÓN: Una de las crisis, consiste en la perdida del papel social y familiar que representa la jubilación. Ello supone a menudo, junta a la perdida de índole económica la privación de status social y prestigio. Cada persona tiene diferente vivencias de la jubilación. Para algunos supone una liberación y la posibilidad de disponer de tiempo para realizar sus sueños, pero para otros supone en comienza de su final.

EL SENTIMIENTO DE INUTILIDAD: A medida que el anciano va perdiendo facultades, cada vez depende más de los demás. Los grados de deterioro que va percibiendo la persona a medida que pasan los años son progresivos. Ese deterioro le conducen inexorablemente a la pérdida de autonomía personal y a la dependencia de los demás, es la realidad que mayores repercusiones psicológicas tiene.

LA SOLEDAD: Es la crisis que se produce por la pérdida de personas queridas. Esta soledad puede ser mortal, cuando los ancianos viven con sus hijos y sienten que son un estorbo, o real, cuando los ancianos no tienen con quien compartir su vida.

LA PERTINENCIA SOCIAL.

VIDA SOCIAL: Desde el punto de vista sociológico se ha visto como se considera al anciano, un ser no productivo al que se le puede desplazar de los mecanismos económicos y marginado de la sociedad.

ASUMIR LA ANCIANIDAD: Existe un grupo de ancianos que han asumido con mayor celeridad su ancianidad. Una persona con buena salud podrá desarrollar con mayor facilidad su vida, pero una persona que no goce de buena salud y sus posibilidades económicas sean escasas, no podrá disfrutar de las ventajas de la tercera edad.

LOS VIEJOS Y LA DISCRIMINACIÓN EN NUESTRA SOCIEDAD.

A comienzos del S. XX, Mechnikov introdujo el término de gerontología (gerontos = viejo y logo = estudio o tratado de).

El mismo creador definió a la gerontología como "LA CIENCIA QUE ESTUDIA EL ENVEJECIMIENTO EN TODOS SUS ASPECTOS: biológicos, psicológicos y social, como ciencia básicas pura y académica".

También podemos decir que es la ciencia que estudia al anciano y su entorno por lo tanto es una ciencia que interesa a muchas disciplinas, teniendo en cuente que la vejez es un estado de vida y no una enfermedad.

La respuesta de la sociedad con respecto al envejecimiento es hacia la edad cronológica, edad social y legal, edad positiva y edad negativa y al dinamismo social.

EXPECTATIVAS DE VIDA: A principios de los años cincuenta la expectativa de vida era de 47 años en el ámbito mundial, mientras que en el año 1.995 rebasó los 65 años en ciertos países y en algunos se acercaba a los 80. Un cambio de tal magnitud implica una verdadera revolución demográfica y cultural, debida en parte a factores socioeconómicos (ej.: mejoramiento de la nutrición y de las condiciones de vida), y en su parte a los progresos de la sanidad. Hoy disponemos no solo de fármacos y tratamientos para curar enfermedades que en otros tiempos eran causas de muerte prematura, sino también de vacunas para prevenir muchas de ellas. Además, una proporción mucho mayor de la población mundial tiene ahora acceso a una medicina eficaz.

En la Argentina la O.N.U. da como porcentual de personas mayores un 9%, mayores de 65 años de los cuales el 39% corresponde a la Capital Federal y el 22% al conurbano.

La expectativa de vida según la UNESCO en 1.993 era de 73 años y en una proyección hacia el año 2.025 se estima que será de 110 años.

EL ANCIANO Y LA FAMILIA: La familia que cuente con ancianos en su seno debe pensar en una alternativa que posibilite una mejor convivencia, alternativa que se toma por lo general sin consultar los deseos de los ancianos. Cualquiera de las alternativas consideradas procedentemente habrá de estar condicionada al tipo de familia y a que el anciano sea considerado una persona con propias decisiones y necesidades sobre su expectativa de vida. Todos estos elementos deberán servir para evaluar el estado de salud del anciano. Si el anciano no quiere ser una carga para su familia y desea vivir solo, si el anciano no quiere vivir solo y busca dependencia de algún familiar, si el anciano no quiere abandonar su casa por la perdida de su independencia que el abandono conlleva y por último el anciano decide vivir en una residencia.

MALTRATO, ABUSO Y VIOLENCIA: En el año 1.996 la Asamblea Permanente de los Derechos Humanos consideró necesario que el grupo etáreo de las Personas mayores fuese apoyado y reconocido como sujeto de Derecho, tanto del esclarecimiento de su problemática, como la denuncia de su discriminación, fue así como se creó la comisión "Los adultos mayores y su derecho". Entre sus objetivos prioritarios se plantea:

El respeto por los Derechos Humanos de los que han dado y siguen dando tanto a nuestro país.

La desmitificación de perjuicios y "falsas creencias", que se traducen en una representación social negativa de la vejez.

La capacitación de recursos humanos, la más eficaz herramienta que permitirá crear conciencia en la sociedad sobre un tema poco conocido.

El anciano, por su vulnerabilidad, es sujeto en ocasiones de violaciones de sus derechos fundamentales como persona, siendo sometido, incluso a violencia coacciones por falta de información o por presiones externas familiares o sociales.

El abuso se define como abuso físico que causa daño en el cuerpo, amenazas verbales o abuso psicológico, que causa temor o humillación, o abandono cuando no se suministra la comida, los medicamentos y el tratamiento médico o la supervisión.

ASPECTO SOCIAL: El frenético ritmo de la metrópoli deja fuera de la corriente a la persona mayor quitándole el rol de la producción y asignándole el vacío y la incertidumbre económica y la soledad dada por el aislamiento. De esta manera la sociedad cargada de preconceptos con respecto al anciano deja inutilizado a este creciente sector de la población.

Esta realidad social, daña severamente la autoestima de la persona mayor. La desvalorización esta dada por la falta de sentido en sus vidas y la carencia de una función social luego de toda una vida de servicios a la comunidad a través de su trabajo y el respeto de sus semejantes.

Esta marginación del adulto mayor a su vez distancia los jóvenes del anciano privándolos de la experiencia y sabiduría del que ha vivido mucho. Más aún, los aleja de la posibilidad de comprender a la vejez como parte de la vida, ayudándolos de esta manera, a prepararse planificando su futuro para no dejar relegados a otros decisiones que deben ser personales.

Gran parte del deterioro físico y mental que se evidencia en algunos ancianos tiene su origen en el paulatino aislamiento del acontecer diario en la comunidad y el país. La carencia de este rol profesional y laboral desempeñado por tantos años con el que se identifican como personas, da cabida a la depresión, la reclusión y gradualmente a la falta de interés en el arreglo personal, en alimentarse balanceadamente y mantener una vida social activa.

La depresión comúnmente afecta la memoria reciente, la lucidez y el cuidado personal. Muchos hijos adultos enfrentados con este cuadro, confunden los síntomas de una reversible depresión y apatía con senilidad y otros rótulos empleados al referirse a los gerontes. Más preocupante aún es cuando los rótulos vienen de profesionales de la salud que hasta recomiendan la institucionalización que seguramente reforzará la ya existente desvalorización y depresión.

REINSERCIÓN DEL ANCIANO EN LA COMUNIDAD COMO MIEMBRO ACTIVO.

Es posible considerar un rol para jubilados y ancianos, una manera de reincorporarlos utilizando su experiencia y trayectoria.

Son muchas las maneras en las que se puede dar un rol social fructífero a quienes están atravesando la tercera edad.

Sumando los beneficios de la reinserción de los adultos maduros en la sociedad es importante considerar que la imposibilidad de relacionarnos con el anciano rico en experiencia no solo humana sino histórica, nos aliena del concepto real del tiempo, del crecimiento personal y de una planificación coherente y práctica de los últimos años.

En la etapa de la vejez, es importante la parte afectiva de la familia, como contención hacia el anciano.

La marginación social que sufren los adultos mayores aumenta la desvalorización a nivel personal.

Crear un programa donde el adulto mayor tenga la posibilidad de seguir desarrollando una función social, es positivo. Sería conveniente que la situación del anciano se tenga en cuenta, ya que en la actualidad es lamentable.

TRAMA INSTITUCIONAL DE LAS ORGANIZACIONES DE LA TERCERA EDAD.

LOS ACTORES SOCIALES PRINCIPALES EN MATERIA DE VEJEZ.

El proceso de envejecimiento no es idéntico para todas las personas que lo transitan. Surgen diferencias según la clase social a la que pertenece, el nivel educativo, el grado de autonomía, el género al que pertenecen, las cargas de trabajo que hayan soportado en el transcurso de su vida, en síntesis, el estilo cultural intrínseco al contexto en donde habitan.

El grupo de edad entre los 65 y 75 años parecen con mayor predisposición a actividades de carácter social reivindicativas o recreativas, es decir, a vinculaciones colectivas en sentido genérico. Los mayores de 75 años suelen tender a contar con la necesidad de cuidados especiales.

El avance del conocimiento en relación al proceso de envejecimiento a través de la investigación básica, demuestra claramente que, cuando se logran las condiciones necesarias, los ancianos pueden alcanzar un grado de autonomía, independencia y bienestar que le permite continuar participando en forma activa en la organización de la sociedad, con una apreciable calidad de vida e, incluso, prolongación de la vida y viceversa. Es necesario, tal como expresáramos anteriormente, crear canales de participación real y afectiva de los mayores en la construcción de la comunidad.

En este sentido es necesario considerar la permanencia de los ancianos en su medio y mantener sus vínculos apoyando a las familias y redes que configuran fuentes de bienestar para las personas de mayor edad.

Los ancianos comenzaron a preocupar a las instancias de decisión política de la Argentina cuando se toma conciencia del peso numérico de los mismos. Los datos demográficos comienzan a demostrar a partir de 1.970, que el efecto mundial del envejecimiento poblacional, está incorporado a la lectura de las pirámides de población de nuestro país.

Pero esto solo no es suficiente para integran definitivamente la problemática a la agenda política. Del mismo modo que las políticas previsionales, las respuestas se estructuran en el ámbito del estado. Es así como en 1.971 se instrumenta el Instituto Nacional de Servicios Sociales para Jubilados y Pensionados y el P.A.M.I. (Programa y asistencia médica integral) que configuran una respuesta interesante a las demandas colectivas.

Los reclamos y movilizaciones no se hacen esperar, sin embargo son casi paralelos a las decisiones oficiales.

Ahora bien si atendemos a los trabajos de investigación de los gerontólogos, estos puntualizan que las tendencias demográficas indican que se extenderá la esperanza de vida, fijándose la misma en los 90 años promedio. Pero el período de declinación vital, en vez de extenderse gradualmente, se comprimirá alrededor de la edad que va de los 80 a 85 años.

Los estudios referidos a la población de mayor edad indican que en los últimos años han crecido, principalmente en el ámbito del conurbano bonaerense y ciudades capitales de provincias, los llamados clubes, asociaciones o centros de jubilados. La encuesta realizada por Gallup, para el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social en 1.991, a una muestra de jubilados y pensionados de distintas regiones del país, con relación al conocimiento y la participación de las mismas en asociaciones, centros y clubes, mostró que pese al número cada vez mayor de esas organizaciones, a los subsidios y permanente apoyo que reciben del P.A.M.I. y algunos municipios, y la importancia que ello tiene en la promoción de una mejor calidad de vida en los adultos mayores.

Sin embargo las necesidades de brindar respuesta alimentaria que desataron la hiperinflación obligaron al desarrollo de programas específicos como el Pro bienestar del P.A.M.I. y el A.S.O.M.A. del Ministerio de Desarrollo Social y Medio Ambiente que pivotea como núcleo como de ejecución del programa, en el caso del primero, en las organizaciones de base.

Estas entidades cumplen con funciones de tipo recreativas para satisfacer la ocupación del tiempo, pero aún no se han constituido en verdaderas instancias de participación comunitarias y apoyo solidario, siendo necesario incrementar los estudios acerca de su historia y evolución, dado los efectos futuros antes mencionados.

Este tema se torna crucial especialmente por el peso que la población tiene y tendrá sobre los distintos servicios sanitarios y sociales y se espera que las diversas instituciones intermedias puedan acudir en apoyo de las necesidades de los mayores y su familia.

Para transitar con éxito esta etapa de su desarrollo biopsicosocial y cultural, todos los ancianos requieren de niveles adecuados de calidad de vida y de respuesta social. En la antigua estructura de "Estado protector" que conocimos en la Argentina se observan coberturas que supuestamente habían llegado a satisfacer algunas demandas.

Los ancianos son actores sociales que pueden llegar a reunir la totalidad de las características de protagonismo, compromiso social y aporte que hemos descriptos como requisitos. Esta afirmación se consolida cuando damos cuenta del número de centros de jubilados instrumentados por los mismos ancianos de nuestro país, por la infinidad de reuniones, concentraciones y reclamos que sus activistas manifiestan cotidianamente.

CONSECUENCIAS PSICO-SOCIALES DEL ENVEJECIMIENTO.

CONSECUENCIAS

PSICO-SOCIALES

DEL

ENVEJECER.

INVOLUCIÓN

SENIL

ENFERMEDAD.

 
SECUNDARIAS

A LA

DEPENDENCIA.

Soledad

Depresión Pérdida de

la confianza

Inseguridad en sí mismo.

Apatía

ORIGINADAS

POR LA ACTITUD

DE LA SOCIEDAD.

Disminución de la figuración social.

Desintegración de la familia.

Disminución de la capacidad financiera.

Disminución de la autoridad.

 

Los puntos 1 y2 condicionan el sentimiento de abandono.

DEPRESIÓN EN LA VEJEZ.

La depresión es la alteración emocional más común de la vejez. Un 20% de las personas mayores de 65 años o más pueden sufrir formas leves a severas de depresión. Estos trastornos del ánimo interfieren con la felicidad y sentido de bienestar del paciente, complican el tratamiento de entidades médicas coexistentes y aumentan el riesgo de muerte por suicidio.

Las personas deprimidas pueden tener más limitaciones físicas y sociales que las personas con enfermedades médicas crónicas como la diabetes y la artritis. Y si bien la depresión es una enfermedad con muchas posibilidades de tratamiento, una vez que es diagnosticada, muchos pacientes no reciben tratamiento. La mitad de los pacientes deprimidos atendidos por médicos clínicos no son identificados como personas deprimidas.

Este artículo utiliza dos ejemplos para describir el diagnóstico de atención primaria.

El señor W, empresario, ha estado severamente deprimido por 18 meses. A los 69 años tiene una historia de depresión mayor, que en general, respondió a medicamentos tricíclicos.

No obstante desde la muerte de su esposa, el año pasado, ha sufrido una depresión profunda con síntoma de llanto, insomnio, despertar temprano por la mañana, pérdida de peso, desasosiego y preocupaciones suicidas.

La señora D, de 65 años, tiene una historia de nerviosismo durante toda su vida. Durante la menopausia a los 55 años sufrió una serie de síntomas depresivos como cansancio, irritabilidad, olvidos y llantos frecuentes. Su médico le prescribió reemplazo hormonal que aliviaron rápidamente los síntomas. Diez años después han vuelto los síntomas de tristeza, olvidos e irritabilidad, pero esta vez no respondieron al tratamiento con reemplazo hormonal.

Los grupos de apoyo comunitario cuyos servicios son gratuitos, tales como la asociación de Alzheimer, pueden ayudar a pacientes y a su familia. Existen muchos grupos de autoayuda maravillosos que pueden hacer una gran diferencia para las personas con depresión.

La atención planificada puede finalmente proporcionarnos un enfoque sistemático organizado para la atención de la salud que frecuentemente no falta en la medicina arancelada. En principio la atención planificada y la geriatría tienen mucho en común. Para ambos el objetivo deberá ser proporcionar atención de manera más considerada, más amplia y desde el punto de vista del trabajo en equipo. Esto dicho por el Dr. Butler.

PROBLEMAS DE COMPORTAMIENTO

ASOCIADOS CON DEMENCIA.

La morbilidad de la demencia en el paciente de edad avanzada esta en gran parte relacionada con los trastornos asociados del comportamiento. Los trastornos de conducta, relevantes en la demencia tipo Alzheimer incluyen depresión, psicosis y agitación. A pesar que no hay tratamiento efectivo para los trastornos cognitivos subyacentes de la enfermedad de Alzheimer y la mayoría de las otras demencias progresivas, el tratamiento de los trastornos del comportamiento puede con frecuencia mejorar la calidad de vida tanto de los pacientes como de las personas que los asisten.

Las causas de los trastornos del comportamiento de los pacientes de edad con demencia no siempre son evidentes. A pesar de que estos pacientes pueden tener comportamientos anormales como resultado de los procesos primarios degenerativos que ocurren en el cerebro, muchas veces las modificaciones del comportamiento pueden significar procesos patológicos adicionales. Por ejemplo, los pacientes dementes son particularmente sensibles a los efectos de la enfermedad clínica, (infección, anemia, desequilibrios electrolíticos, deshidratación y estados carenciales) medicaciones y alcohol. Por lo tanto es importante que el médico excluya una etiología orgánica antes de iniciar los tratamientos sintomáticos en los pacientes dementes con deterioro relativamente agudo del comportamiento.

TRASTORNO DEL ESTADO DE ÁNIMO.

La depresión es una complicación psiquiátrica común de la demencia en los pacientes de edad. La depresión puede referirse a diversos diagnósticos como demencia con depresión, depresión mayor, distímia, trastorno depresivo no especificado de otro modo y trastorno de ajuste con ánimo depresivo. Puede ser difícil diferenciar tipos de depresión en los pacientes dementes, pero los síndromes que cumplen con los criterios de depresión mayor tienen más probabilidades de responder a la terapia farmacológica.

Los trastornos de ajuste y la distímia pueden ser tratados más efectivamente con psicoterapia, terapia familiar, tratamiento de entorno y de conducta.

Un estudio encontró que los pacientes con diagnóstico de depresión mayor y demencia generativa primaria diferían de los pacientes dementes no deprimidos, en tener más deterioro cognitivo, mayor incapacidad en las actividades de la vida diaria, mayor incidencia de trastornos psiquiátricos pasados, mayor frecuencia de otras condiciones clínicas asociadas y tratamientos más frecuentes con medicación psicotrópicas.

Los pacientes con demencia pueden tener síntomas neurovegetativos como retardo psicomotor, dificultades en el sueño, disminución del apetito, pérdida de la libido, abstinencia social y disminución de la concentración en ausencia de depresión. Los síntomas cognitivos como culpa, desesperanza, desamparo e ideas suicidas pueden ser más útiles que los síntomas neurovegetativos para hacer un diagnóstico de depresión en los pacientes dementes.

PSICOSIS.

Se estima que aproximadamente el 30% de los pacientes con enfermedad de Alzheimer desarrollan psicosis en algún momento durante el transcurso de la demencia.

Los factores más frecuentes asociados con la psicosis en la demencia incluyen:

Demencia moderada en pacientes con ilusiones.

Estados tardíos de demencia en pacientes con alucinaciones.

Sexo femenino.

Antecedentes psiquiátricos anteriores a la demencia.

Mayor frecuencia de hallazgos motores extrapiramidales.

Y un mayor grado de deterioro sensorial

AGITACIÓN.

La agitación y la combatividad pueden desarrollarse en un paciente con demencia en ausencia de evidencia de una enfermedad clínica o síndrome psiquiátrico específico.

EN RESUMEN.

El envejecimiento se asocia con un deterioro normal de la inteligencia y de funciones cognitivas específicas tales como la memoria. Distinguir entre la pérdida de memoria que se produce con la edad y la debida a enfermedades tales como la demencia puede ser difícil.

El método más sensible para hacer esta valoración es, probablemente, la evaluación neuropsicológica. El diagnóstico de demencia requiere un empeoramiento de la memoria además del deterioro de al menos un área cognitiva más, como pueden ser el lenguaje o la conceptualización.

Una vez que se establece el diagnóstico de demencia, el papel del médico consiste en explicárselo cuidadosamente al paciente y a su familia y contestar a sus preguntas acerca de las causas y posibles soluciones.

PROTECCIÓN A LOS ANCIANOS.

Osvaldo Mondragón Varela.

En nuestra legislación alimentos no significan solo la comida, sino el vestido, la vivienda, servicios médicos y hospitalarios en general todo lo necesario para la subsistencia digna. (Art. 413 C.C.).

Las normas que lo regulan contenidas en el Código Civil y en el de Procedimiento Civil, en el Código Penal y en el Procedimiento Penal están fundamentadas en la Constitución Nacional.

FUNDAMENTO CONSTITUCIONAL.

Art. 16 C.N. En el cual se protege la vida honra y bienes de las personas.

Art. 50 que nos habla del estado civil de las personas y los consiguientes derechos, y deberes que se adquieren con ellos.

¿CUÁNDO LOS ANCIANOS TIENEN DERECHO A LOS ALIMENTOS?.

Según los Art. 251, 252 y 411 del C.C. no solo los hijos, sino los ascendientes y el cónyuge tienen derecho a que le sean proporcionados los alimentos necesarios para su existencia, siempre que se le cumplan los siguientes requisitos:

Debe existir un vínculo de parentesco, como el de padre e hijo, abuelo y nieto y entre cónyuges.

El alimentado debe carecer de bienes, rentas o ingresos suficientes para subsistir.

Debe estar incapacitado para trabajar.

El alimentante debe tener bienes suficientes para asumir la obligación alimentaria.

En el caso de haberse dado la injuria atroz cesará enteramente la obligación de prestar los alimentos (Art. 414 C.C.). Se entiende por

injuria atroz los delitos graves y leves que entrañan ataque a la persona que atenta contra cualquiera de los derechos individuales del que se debe alimentos (Art. 60 C.C.).

Además el Art. 251 C.C. nos dicen muy claramente... (el hijo) queda siempre obligado a cuidar de los padres en su ancianidad, en el estado de demencia y en todas las circunstancias de la vida en que necesitare su auxilio.

El Art.411 C.C. la Ley 75 del año 1.968 en su Art. 31 señalan taxativamente las órdenes en que se deben los alimentos:

Al cónyuge.

A los descendientes legítimos.

A los descendientes extramatrimoniales o adoptivos.

A los hermanos.

Al que se hizo una donación cuantiosa.

¿POR QUÉ NO SE CUMPLE ESTA OBLIGACIÓN?.

Son numerosas las respuestas que podemos encontrar, citemos solo algunas:

La ignorancia de esta obligación tanto de la persona de mayor edad como del alimentante.

La desprotección familiar y social en que se encuentran los ancianos, dejándose al aislamiento y al abandono.

Temor social "al qué dirán".

La persona anciana ha estado enseñada a procurarse sus alimentos y por orgullo no se los solicita a sus hijos.

¿A QUIÉN SE DEBEN SOLICITAR LOS ALIMENTOS?.

Según el Art. 416 del C.C. la persona vieja que solicite alimentos debe hacerlo en el siguiente orden de jerarquía:

A quien haya recibido de ella una donación cuantiosa.

Al cónyuge divorciado o separado de cuerpos con culpa (Art. 116 C.C. y Ley 1 de 1.976 Art. 23 y 24)

A los descendientes legítimos (Art. 233, 251 a 253 C.C.)

A los descendientes extramatrimoniales.

A los hijos adoptivos.

A los hermanos.

¿CÓMO SE PUEDEN HACER EFECTIVOS ESTOS ALIMENTOS?.

Debe confrontarse fehacientemente si la presunción es válida, es decir, si podemos comprobar el derecho a los alimentos, de acuerdo a los requisitos antes vistos.

Se debe demandar los alimentos ante el Juzgado Civil Municipal, a las personas que según el Art. 416 están obligados a procurárselos.

¿CÓMO SE PRUEBA ESTA PRETENCIÓN DE ALIMENTOS?.

Para esta demanda de alimentos se necesita presentar:

Registro notarial de matrimonio, cuando se trate de demanda contra el cónyuge o contra hijos nacidos dentro del matrimonio.

Si el descendiente es extramatrimonial y no está reconocido en el registro de nacimiento, debe acompañarse la escritura pública de reconocimiento o la declaración afirmativa de paternidad realizada ante el juez competente.

Prueba de la capacidad cuando este labore.

¿CÓMO SE DECRETAN LOS ALIMENTOS?.

(Ley 1 de 1.976, Art. 24) Mediante la demanda del juez civil puede considerar la posibilidad de decretar los alimentos en forma provisional mientras dicta la sentencia definitiva (Art. 417 C.C.) o mediante el embargo y secuestro de los bienes del obligado con el fin de asegurarse el cumplimiento de la obligación.

Los alimentos se deben desde el día o momento de la demanda, se deben pagar en forma anticipada, puesto que se busca que con ellos se suministren los elementos y alimentos necesarios para la subsistencia (Art.421 C.C.). Se entienden decretados para toda la vida del alimentado (Art. 422 C.C.).

No puede el ascendiente indigente renunciar a su derecho de ser alimentado y su pensión de alimentación es inembargable. Pero también es cierto que cualquier persona alimentada podrá solicitar que se le revise la cantidad o cuantía de la obligación fijada en la sentencia judicial, esto con el fin que se actualice sin desvalorizarse la obligación. (Art.423 C.C.)

¿QUÉ SE TIENE EN CUENTA PARA GRADUAR LA CUANTÍA DE LA OBLIGACIÓN?.

(Art. 419 C.C.) Se debe tener en consideración las facultades del deudor y sus circunstancias domésticas, es decir, las posibilidades económicas y las otras obligaciones alimentarias a cargo. Esta disposición indica que es necesario demostrar cual es la capacidad económica del demandado y cuales son sus entradas, en forma precisa ya que el juez no puede entrar a decretar en abstracto los alimentos, sino en forma concreta. (Tribunal de Bogotá).

TRANSACCIÓN DE ALIMENTOS FUTUROS.

Los alimentos para el futuro podrán transarse, negociarse, pero para ello se hace necesario la aprobación judicial por parte del juez civil municipal. El juez no podrá aprobar esta transacción si va contra la ley (Art. 2.474, 2.475 C.C., ART. 137 C.P.C., Art. 340 a 345 C.P.C.)

LEGADO DE ALIMENTOS.

Por medio de un testamento se pueden legar alimentos para las personas sobrevivientes y los herederos estarán en la obligación de procurarlos si se tienen los recursos necesarios y si no es contra la ley (Art. 1.016, 1.036, 1.226, 1.227, 1.228, 1.229, 1.265, 1.162, 1.418, 1.796 del C.C.).

PRINCIPIO DE LAS NACIONES UNIDAS A FAVOR DE LAS PERSONAS DE EDAD.

DR. SANTIAGO PSZEMIAROWER.

Para dar más vida a los años que se han agregado a la vida.

LA ASAMBLEA GENERAL.

Reconociendo las aportaciones que las personas de edad hacen a sus respectivas sociedades.

Reconociendo que en la carta de las Naciones Unidas los pueblos de las Naciones Unidas expresan, entre otras cosas, su determinación de reafirmar su fe en los derechos fundamentales del hombre, en la dignidad y el valor de la persona humana, y en la igualdad de derechos de hombres y mujeres, y de las naciones grandes y pequeñas y de promover el progreso social y elevar el nivel de vida dentro de un concepto más amplio de la libertad.

Tomando nota de la elaboración de esos derechos en la Declaración Universal de los Derechos Humanos, en el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales y en el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos y de otras declaraciones con objeto de garantizar la aplicación de normas universales a grupos determinados.

En cumplimiento del plan de acción internacional sobre el envejecimiento aprobado por la asamblea mundial sobre el envejecimiento y hecho suyo por la Asamblea General en su resolución 37/51 de 3 de diciembre de 1.982.

Reconociendo la enorme diversidad de las situaciones de las personas de edad, no solo entre los distintos países, sino también dentro de cada país y entre las personas mismas, la cual necesita respuestas políticas a sí mismo diversas.

Consciente de que en todos los países es cada vez mayor el número de personas que alcanzan una edad avanzada y en mejor estado de salud de lo que venía sucediendo hasta ahora.

Consciente de que la ciencia ha puesto de manifiesto la falsedad de muchos estereotipos sobre la inevitable e irreversible decadencia que la edad entraña.

Convencido de que en un modo que se caracteriza por un número y un porcentaje cada vez mayores de personas de edad es menester proporcionar a las personas de edad que deseen y puedan hacerlo, posibilidades de aportar su participación y su contribución a las actividades que despliega la sociedad.

Consciente de que las presiones que pesan sobre la vida familiar tanto en los países en desarrollo como en los desarrollados, hacen necesario prestar apoyo a quienes se ocupan de atender a las personas de edad que requieren cuidado.

Teniendo presentes las normas que ya se han fijado en el plan de acción internacional sobre el envejecimiento y en los convenios, recomendaciones y resoluciones de la Organización Internacional del Trabajo, de la Organización Mundial de la Salud y de otras entidades de las Naciones Unidas.

Alienta a los gobiernos a que introduzcan lo antes posibles los siguientes principios en sus programas nacionales.

INDEPENDENCIA.

Las personas de edad deberán tener acceso a alimentación, agua, vivienda, vestimenta y atención de salud adecuados, mediante ingresos, apoyo de sus familias y de la comunidad y su propia autosuficiencia.

Las personas de edad deberán tener la posibilidad de trabajar o de tener acceso a otras posibilidades de obtener ingresos.

Las personas de edad deberán poder participar en la determinación de cuando y en que medida dejarán de desempeñar actividades laborales.

Las personas de edad deberán tener acceso a programas educativos y de formación adecuado.

Las personas de edad deberán tener la posibilidad de vivir en entornos seguros y adaptables a sus preferencias personales y sus capacidades en continuo cambio.

Las personas de edad deberán poder residir en su propio domicilio por tanto tiempo sea posibles.

PARTICIPACIÓN.

Las personas de edad deberán permanecer integradas en la sociedad, participar activamente en la formulación y la aplicación de las políticas que afectan directamente a su bienestar y poder compartir sus conocimientos y habilidades con las generaciones más jóvenes.

Las personas de edad deberán poder buscar y aprovechar oportunidades de prestar servicios a la comunidad y de trabajar como voluntarios en puestos apropiados a sus intereses y capacidades.

Las personas de edad deberán poder formar movimientos o asociaciones de personas de edad avanzada.

CUIDADOS.

Las personas de edad deberán poder disfrutar de los cuidados y de la protección de la familia y la comunidad de conformidad con el sistema de valores culturales de cada sociedad.

Las personas de edad deberán tener acceso a servicios de atención de salud que les ayuden a mantener o recuperar un nivel óptimo de bienestar físico, mental y emocional, así como a prevenir o retrasar la aparición de la enfermedad.

Las personas de edad deberán tener acceso a servicios sociales y jurídicos que les aseguren mayores niveles de autonomía, protección y cuidado.

Las personas de edad deberán tener acceso a medios apropiados de atención institucional que les proporcionen protección, rehabilitación y estímulo social y mental en un entorno humano y seguro.

Las personas de edad deberán poder disfrutar de sus derechos humanos y libertades fundamentales cuando residan en hogares o instituciones donde se les brinden cuidados o tratamientos con pleno respeto de su dignidad, creencias, necesidades e intimidad, así como de su derecho a adoptar decisiones sobre su cuidado y la calidad de vida.

AUTOREALIZACIÓN.

Las personas de edad deberán poder aprovechar las oportunidades para desarrollar plenamente su potencial.

Las personas de edad deberán tener acceso a los recursos educativos, culturales, espirituales y recreativos de la sociedad.

DIGNIDAD.

Las personas de edad deberán poder vivir con dignidad y seguridad y verse libres de explotaciones y de malos tratos físicos o mentales.

Las personas de edad deberán recibir un trato digno, independientemente de la edad, sexo, raza o procedencia étnica, discapacidad u otras condiciones, y han de ser valorados independientemente de su contribución económica.

¿EROS O TÁNATOS?

ZSUZSANNA BUDAPEST.

Espiritualidad femenina.

La vieja era adorada en las sociedades primitivas (neolítico) como poseedora de la sabiduría o vivido durante tanto tiempo que está capacitada para compartir sus conocimientos con los más jóvenes.

No todos tenemos que pasar por los mismos problemas ya que tenemos la capacidad de aprender de los errores de los otros.

Cuando una cultura reniega de sus mayores las siguientes generaciones se ven obligadas a sufrir los mismos traumas y por lo tanto nunca se avanza.

Este tipo de actitudes nos impide seguir el ritmo natural de la información y es muy triste para una especie.

ABUELAS DE PLAZA DE MAYO.

El origen del grupo fue a partir de una serie de presiones que le dio identidad pública, a nivel nacional e internacional.

Formaron una red solidaria que las apuntaló, fueron historizándo el proceso, juntaron elementos fragmentados, lo negado fue elaborado y ordenado. Pudieron recuperar la comprensión, hacer pensar lo impensable poner el trauma en palabras, dejando más libre el camino, hacia la transmisión generacional.

La construcción del grupo fue valorizada y reconocido su accionar. Hoy muchos las respaldan. Este grupo es multiplicador por su resonancia, elaboración y superación ante la crisis. La tolerancia a las tensiones y frustraciones están reforzadas. Organizan un tiempo y un espacio que llena los vacíos. Pone palabras donde no las hay. Transforma el dolor, el resentimiento, la culpa, la vergüenza, el odio en creatividad y esperanza. Cumplen una función materna y paterna.

Paterna por la reivindicación de la ley.

Revirtieron la exclusión a las que fueron sometidos los primeros años y oponer legalidad y búsqueda de justicia al ilegal accionar del terrorismo de estado.

Pensamos que el odio a los represores fue común a todos los miembros del grupo. Constituyeron una fuerza que se opuso al miedo y sus vínculos no fueron soldados por el odio sino por la meta común. Su energía fue dirigida a la búsqueda de los "nietos", neutralizaron la hostilidad del entorno. Fue y es una labor lenta, esperanzada y constante, lograron modificar elementos adversos y nuevos conocimientos (genéticos y legales), restituir identidad y vínculos a los nietos encontrados.

El odio no se convirtió en ellas en fuerzas tiránicas que buscan someter y destruir, porque como ellas dicen:

" Hay lucha, no guerra, hay amor, no venganza, hay un compromiso".

Cumpliendo con el mandato "de no enajenar, preservar y transmitir los bienes", se han hecho cargo de una de las funciones más importantes de la tercera edad:

Rescatar el recuerdo del pasado, transmitir su experiencia y sus valores a las nuevas generaciones sosteniendo y siendo sostenidas por la esperanza.

Es necesario desarrollar una cultura donde el envejecimiento y la vejez sean considerados como símbolo de experiencia, sabiduría y respeto.

Así, como contribuir al fortalecimiento de la solidaridad y el apoyo mutuo entre generaciones.

El siguiente objetivo debe constituirse como un reto para nuestra sociedad:

Eliminar la discriminación y la segregación por motivos de edad.

Según el actual paradigma de la vejez, los hijos se vuelven tarde o temprano padres de sus padres.

Consideran a la vejez como una etapa dependiente de la vida.

Los hijos son hijos y lo serán siempre.

 

BIBLIOGRAFÍA.

"Los viejos y la discriminación en nuestra sociedad". Sombra, Bacilia. R.E.D.B.A, 2.003.


"La tercera edad"

"Ancianidad y derechos humanos". Pszemiarower, Santiago. 1.999.

"Protección a los ancianos". Mondragón Varela, Osvaldo. I.C.B.F.

"El envejecimiento. Psiquis, poder y tiempo". Salvarezza, Leopoldo. Eudeba. 2.001.

"Depresión en la vejez". Butler, Robert; Lewis, Myrna. Geriatrics. 1.995

"Problemas de comportamiento asociados con demencia". Dilip V. Jeste, MD; Alice J. Krull, MD. Geriatrics. 1.991.

"Salud mental. Su inserción en el primer nivel de atención". Dr. Aldo Ferrante, Dr. Tulio De Rose, Lic. María Andrea Pellet Lastra, Lic. Horacio Enríquez, Dr. Julio Corach. I.N.S.S.J.P.

"El camino de las lágrimas" Jorge Bucay. Ed. Sudamericana. 2.001.

"Principios de las Naciones Unidas a favor de las personas de edad". Dr. Pszermiarower.

Carta al lector. Diario Popular. 2.003.

Desde la juventud debemos prepararnos para alcanzar una vejez digna y saludable que podrá mantenerse en el transcurso de los años.

Dijo Marco Tulio Cicerón en el año 44 A.C.:

"Toda edad es gravosa a los que en sí mismo ningún recurso tienen para vivir honrada y felizmente a los que buscan todos los bienes, nada que les sobrevenga por necesidad natural puede parecerles malo.

Sigo al mejor de los guías, la naturaleza, y le obedezco como a un Dios.

No es verosímil que habiendo compuesto bien las restantes edades de la vida se haya descuidado como una falta sin arte en el último acto".

10 IDEAS PARA LA TERCERA EDAD.

Mantenerse activo.

Aprender cosas.

Estar con gente.

Caminar y hacer gimnasia suave diariamente.

Arreglarse la dentadura, ponerse audífono, los anteojos si es necesario.

Tomar mucho líquido.

Comer muchas fibras.

Tomar 30 minutos de sol.

Procurar divertirse y disfrutar cada día.

Ser feliz.